Tricoscopía

La tricoscopía es un método diagnóstico para estudiar las patologías del pelo y el cuero cabelludo. Se trata de un procedimiento no invasivo que se practica mediante una, llamada tricoscopio, para ampliar la zona estudiada, y determinar la existencia de afecciones que pueden afectar el normal funcionamiento del folículo piloso.
El análisis no es doloroso ni genera riesgos para las pacientes, permitiendo obtener la información precisa para el diagnóstico correcto.
Es un procedimiento noble ya que, al obtener el plasma de la sangre de la propia paciente, evitando efectos no deseados.Es un procedimiento que puede realizarse en meses de verano sin efectos secundarios.

Paso a paso del estudio de tricoscopía

Para realizar la tricoscopia no se necesita ninguna preparación previa a la prueba. Es importante no llegar a consulta con el pelo húmedo pero sí limpio. La técnica es sencilla: se apoya el tricoscopio o lupa directamente en la piel del cuero cabelludo para poder observar su estado.

Estudios

La Tricoscopía es un método rápido, indoloro y no invasivo. Permite visualizar patrones tricoscópicos para determinar la existencia de patologías que evitan, muchas veces, la realización de una biopsia de cuero cabelludo. 

  • Alopecias -pérdida de cabello- cicatriciales y no cicatriciales.
  • Enfermedades del tallo piloso.
  • Enfermedades inflamatorias del cuero cabelludo.

Resultados

Una vez concluída la infiltración del plasma rico en plaquetas, la zona presenta un ligero enrojecimiento. Los resultados son progresivos y se observan a lo largo del tratamiento integral.